lunes, 9 de julio de 2012

En el Campo de Batalla


Y sola me encuentro otra vez
en el campo de batalla
con mi espada ensangrentada y oxidada,
adolorida y destrozada otra vez;
arriesgue mi alma por una causa perdida
y me quede colgada de una simple ilusión.
Me fallaron,
en el campo de batalla
y aquellos a quienes confíe el cuidado de mi espalda
no esquivaron aquella lanza que se me incrustó en el corazón.
Me quede sin armas y sin batallón
aturdida de la desolación, arrodillada
y sin ninguna inspiración para seguir luchando.
Sin cantos de consolación
y sin ningún abrazo
con castillos de arena a la orilla del mar
que se destruyeron al primer oleaje
y con todo el coraje encerrado en mis puños
me he quedado en lo oscuro
y en el campo de batalla
aún sostengo firme mi espada
pues miles de guerras más me esperan.

Te dibuje


Y te dibujé sin prisa,

con detenida calma
contorneando cada curva
desde lo profundo de mi alma;
y te esculpí de mis sueños escondidos
y le pedí al destino que te hiciera realidad,
así te encontré,
prendida de una luna nueva
y escarchada de magia.