viernes, 4 de mayo de 2012

Vampiresa

Como cada noche hoy soy una vampiresa alimentándome de las migajas de mi corazón carcomido,
andaré con mis pies mutilados
arrastrando las heridas incrustadas en mi costado.
Esta sonrisa es fingida, pues las lágrimas son tan malditas
que te dibujan mil sueños en la cara
para vivir de ilusiones amargas y de mentiras.
Pero aún vivo...
Me despierto en la oscuridad
y camino con los ojos cerrados
siguiendo esta costumbre de robar lo que la vida nunca me ha dado
y hacerlo para siempre mío,
pues me aferro al vacío de aquel amor que no promete nada
y que mientras respiro me entrecorta el oxigeno.
Esta noche soy una Vampiresa
beberé mi propia sangre envenenada
moriré para despertar con el alba
y calcinarme la piel con los rayos del sol
he aprendido a vivir del dolor
y a endulzarme los labios con amargura
me éxito con la tortura
y me plazco de mi propio tormento
pero no sufriré, lo disfrutare muy lento.

Soy una vampiresa y cada vez que muero
vuelvo a nacer en el mismo infierno,
siendo otra marioneta del tiempo
siendo otro soldado de papel
de una vida que termina solo para empezar otra vez.